La actividad humana y su huella ecológica

blog_huella-ecologica

Imagen: http://caobac.blogspot.com.es/2009/11/huella-ecologica-y-biocapacidad.html

La población mundial no deja de aumentar y los recursos disponibles cada vez son más escasos. Tenemos que reducir el consumo de energía en nuestros edificios y cambiar nuestros hábitos para un desarrollo más sostenible.

Las nuevas leyes urbanísticas y los estudios demográficos se centran en aplicar el concepto de desarrollo sostenibilidad. La sostenibilidad se puede entender desde varias escalas diferentes, desde una escala planetaria hasta una escala domestica.

La verdadera sostenibilidad es la que se consigue un desarrollo de la sociedad presente sin comprometer el desarrollo de las futuras generaciones, de manera que en todo proceso productivo se debe intentar cerrar el ciclo de los materiales. Consiste en utilizar el mínimo de materias primas extraídas del medio natural y usar más cantidad de materias reutilizadas o recicladas para que el planeta tenga tiempo de regenerarse mediante sus propios procesos naturales.

Como ejemplo de regeneración natural es el ciclo del carbono, se produce a escala mundial y consiste en que los bosques y los arrecifes de coral utilizan el CO2 del ambiente para su crecimiento, manteniéndolo en un nivel adecuado.

El cambio climático esta modificando el aspecto de la tierra.

A causa de la actividad humana este ciclo se ha visto alterado ya que actualmente la masa vegetal de la tierra no es capaz de absorber todo el CO2 emitido a la atmosfera por los coches, las industrias o los edificios en los que vivimos. La consecuencia de esta actividad descontrolada a provocado un deterioro de la capa de ozono que es la que filtra la radiación solar y esto hace que la tierra cada vez esté más caliente y se produzcan fenómenos meteorológicos cada vez más virulentos.

Una de las formas de medir el impacto que estamos provocando sobre el medio ambiente es el cálculo de nuestra huella ecológica. La huella ecológica de una persona es la suma de todo el CO2 emitido por su actividad, comparando este valor con el numero de hectáreas de masa vegetal (bosques) necesaria para compensar sus emisiones. Teniendo en cuenta la tecnología que usa para calentar su vivienda, el tipo de vehículo que utiliza para sus desplazamientos y hasta el tipo de alimentación que tiene.

Un europeo necesita aproximadamente 4 Ha de bosque para compensar su actividad.

Actualmente en la unión europea la huella ecológica media es de unas 4 hectáreas por persona, lo que significa que son necesarios 40.000 m2 de bosque para producir los recursos consumidos por una sola persona. La tierra tiene 148.940.000 km2 (14.894.000.000 Ha) y la población mundial es de 7.000.000.000. Por lo tanto, si todo el mundo tuviera el mismo nivel de desarrollo y nivel de vida, nuestra huella ecológica no debería ser superior las 2 Ha/habitante para lograr estar en equilibrio con el planeta.

Tal como dice un proverbio indio: “la tierra no es una herencia de nuestros padres si no un préstamo de nuestros hijos” por ese motivo no podemos consumir más de lo que la tierra puede generar.

Sergi Aguacil, arquitecto e ingeniero de Arquitectura Ambiental, Marzo de 2013